‘Con Altura’, o cómo Rosalía reafirma y expande su estilo

POR JORGE MERCHÁN | DISCOVER | 1.4.19

Rosalía, J Balvin y El Guincho han sacado nueva canción, y viniendo los dos primeros de ‘Brillo’, las expectativas estaban altas. Las reacciones han sido diversas, pues para algunos se trata de un reggaetón random más, mientras que para otros apunta a ser el éxito del verano. Sin embargo sí hay una sensación de desilusión al ver que Rosalía nos presenta algo aparentemente tan sencillo tras el intrincado y profundo ‘El Mal Querer’.

En la música de consumo actual, muchas veces el análisis de publicaciones se limita a la función de una canción más que a factores musicales. En el caso de Rosalía, hay un mayor análisis sobre la apropiación cultural del flamenco, su estética, lo bailables que son sus canciones… Pero vemos muy poco análisis sobre los aspe

ctos exclusivamente musicales de sus composiciones. Y muchas veces se emiten juicios basados en el envoltorio de Rosalía, no en el contenido que ella nos ofrece. Así que poneros vuestro chándal de Louis Vuitton y vuestras mejores uñas de gel, que vamos a desgranar punto por punto ‘Con Altura’. 

Rosalía ha declarado que escribió el gancho de la canción en menos de cinco minutos. Dedicar mucho o poco tiempo a una obra no determina la calidad del resultado, pues el artista debería dominar el lenguaje que está utilizando. De igual manera que al hablar desarrollamos un discurso al instante, un músico puede hacer lo mismo con sonidos. Y Rosalía sabe mucho de la música que escribe. Así que si eres de los que comparten la idea de que está usando una estética que no le pertenece, te invito a seguir leyendo.

¿Cuál es el elemento principal de la canción?

La mejor manera de responder esta pregunta es escuchando lo primero que suena en la canción: el ritmo. Y no un ritmo cualquiera, un claro ritmo de reggaetón (El Guincho dirá su primer verso mientras se nos presenta la base rítmica de la canción).

pastedGraphic.png

Desde el primer momento la canción te está diciendo que se siente orgullosa de lo que es. El reggaetón, así como toda la música destinada a bailar, prioriza siempre un elemento rítmico. Y esto ha sido así desde las danzas medievales, tribales o cortesanas: lo principal para bailar es tener un ritmo claro, y sobre eso luego se establecerá una melodía y acompañamiento (y en el caso de la música electrónica actual, una producción). 

¿Qué encontramos sobre ese ritmo?

La estructura de ‘Con Altura’ es probablemente la razón del desconcierto en el recibimiento del tema. Para ser una canción destinada a ser un pelotazo, parece que falta un clímax. Canciones como Into You de Ariana Grande, Bad Romance de Lady Gaga o literalmente cualquier canción de Eurovisión, tienen como objetivo fundamental llevarnos a un clímax ultraproducido (un subidón) la última vez que suena el estribillo de la canción, normalmente con una modulación o subida de tono. ‘Con Altura’ no juega a eso, es mucho más sencilla, y esa sencillez es lo que la hace compleja.

Como toda canción influida por el rap, está confeccionada sobre una base rítmica y una base melódica. Sobre la base rítmica que nos define el género de la canción, tenemos una base melódica que se repite sin pausa desde el inicio de la canción hasta su final, sin dejarse de escuchar un solo momento:

pastedGraphic_1.png

Se trata de un motivo confeccionado sobre un intervalo Si bemol – Fa, ornamentado con el Sol bemol. Si bemol y Fa tienen una relación de cuarta justa descendente (o quinta justa ascendente), es decir, tónica (Si bemol) y su dominante (Fa) (en el análisis de ’Suncity’ de Khalid ya hablamos de lo que eran las funciones tonales de la tónica y la dominante).

Esta base nos sitúa en un hipotético tono de Si bemol menor, y si quieres hacer tu versión con una guitarra, a lo chico que te canta Wonderwall pero con litronas y chándal, te bastará con tocar un acorde de si bemol menor compulsivamente mientras cantas la letra (y ya si lo tocas en un ritmo de reggaetón, lo tienes hecho).

Cuando Rosalía empieza a cantar, el ritmo de reggaetón se pausa, y escuchamos la base melódica en unos sintetizadores. Esta es una decisión de producción tomada conscientemente: en los 15 primeros segundos de canción te han presentado la base rítmica (y a El Guincho) y la base melódica (y a Rosalía) por separado. O lo que es lo mismo, solo con 15 segundos de escucha ya sabes cómo perrearla, y eso es todo lo que necesitas de una canción para bailar. 

¿Cómo se desarrolla la canción?

Sobre esas bases rítmica y melódica, encontraremos se canta la letra con tres tipos de melodías. En base a ellas hemos establecido para nuestro análisis la siguiente denominación:

    • Estrofa: cuando Rosalía canta los versos desde “El Dembow lo canto con hondura” a “Nunca he visto una joya tan pura”; y los 4 versos posteriores a “Pongo rosas sobre el panamera”.

    • Rap: Todos los momentos en los que Rosalía, El Guincho o J Balvin se dedican a rimar palabras que acaban en –ura.

    • Estribillo: el momento de “flores azules y quilates, y si me mira que me maten”

Empezaremos por ésta última, el Estribillo, pues es la que más relacionada está con la base melódica de la canción, al usar la propia base de la canción como melodía para cantar la letra. 

pastedGraphic_2.png

 Es el único momento en el que la base deja de ser base, para serlo todo: melodía, base y acompañamiento. Es lo que se llama homofonía: las mismas notas musicales suenan al unísono en todas las voces (en la base, en el acompañamiento de la producción y en la voz de Rosalía).

Antes de escuchar por primera vez este estribillo, Rosalía canta la estrofa de “Pongo rosas sobre el panamera”. Esta estrofa, al igual que la inicial de la canción (“El dembow lo canto con hondura”) tienen una melodía muy específica (que vamos a denominar “melodía panamera”):

pastedGraphic_3.png

Cada verso de ambas estrofas está cantado con ese movimiento de intervalos (un intervalo es la distancia entre dos notas). Este hecho, sumado a que la letra cambia entre una y otra, hace que para este análisis lo tomemos como Estrofa. 

Establecido lo que es Estrofa y Estribillo, podríamos decir que todo lo demás es Rap. El Guincho y Rosalía repiten el gancho de la canción (rimas con la palabra altura), sobre la base rítmica y la base melódica. Al ser una parte más rapeada que cantada, la letra se dice en torno a un intervalo entre la nota Fa y la nota La bemol (a distancia de tono y medio, un intervalo de segunda aumentada, acordémonos de esto para luego). En la Estrofa y en el estribillo, Rosalía canta la “melodía panamera” que posee saltos y mucho movimiento, mientras que en la secciones que hemos llamado rap, se trata de imitar el discurso hablado, por lo que solo hay un único salto corto (intervalo) entre notas.

pastedGraphic_4.png

Los versos de J Balvin a partir del 1:18 estarían dentro de lo que hemos denominado Rap, pues rapea sobre ese intervalo de segunda aumentada (Fa y La bemol). Es cierto que a diferencia de Rap anterior, la letra cambia, pero a efectos musicales es igual a la sección Rap, y no a la sección estrofa (que posee la “melodía panamera”).

En conclusión, tenemos la siguiente estructura:

 

 

Es llamativo como la “melodía panamera” desaparece a partir de la mitad de la canción, aunque su función es sustituida con el rap de J Balvin (que a efectos de melodía es sección Rap, pero a nivel estructura y lyrics posee la función que tenían Estrofa 1 y Estrofa 2).

Con todos estos elementos, tenemos ya diseccionada la canción. Pero si juntamos todos estos elementos y los ordenamos, obtendremos las conclusiones jugosas que buscamos al analizar la canción. Y que son las que van a definir si estamos antes una canción de reggaetón random más, o sus autores han ido un paso más allá.

Por qué ‘Con Altura’ es pura esencia Rosalía:

Hemos visto ya cuáles son las notas que conforman ‘Con Altura’. Tenemos una base melódica (que luego también será melodía en nuestro Estribillo) formada por un total de 3 notas (Si b, Sol b, Fa):

pastedGraphic_5.png

Tenemos una melodía sobre la que Rosalía canta sus intervenciones, donde habla de ella en tercera persona (“dicen una estrella una figura”) o de cómo guarda a Camarón en la guantera, para la que emplea 4 notas (Mi b, La b, Reb, Si):

pastedGraphic_6.png

Y tenemos unas frases rapeadas cantadas por El Guincho, J Balvin y la propia Rosalía sobre las siguientes notas (que son notas que ya aparecían en los motivos anteriores, Fa en la base, y La bemol en la melodía):

pastedGraphic_7.png

La canción está compuesta por tanto por 7 notas en total. Ordenaremos esas notas de más grave a más aguda en una escala, tomando como primera nota el Si bemol, que ya dijimos que era nuestra “tónica” cuando analizamos la base melódica:

pastedGraphic_8.png

Se trata de una escala con semitonos entre la 1ª  y la 2ª nota (Si bemol – Si) y entre la 5ª  y la 6ª (Fa y Sol bemol) (para entender la diferencia entre tono y semitono, puedes ir a mi análisis de ‘Un Nuevo Lugar’ de Amaia, o ver el teclado de un piano).

Esta escala no es ni mayor (semitonos entre la 3ª y 4ª nota, y 7ª y 1ª) ni una menor (semitonos entre la 2ª y 3ª, y 5ª y 6ª). Aquí los semitonos están entre la 1ª y 2ª, y 5ª y 6ª. ¿De qué escala se trata entonces? Mayor y menor no son las únicas escalas que existen, pero sí son las únicas escalas medievales que han sobrevivido en la música que escuchamos hoy en día. 

Se trata de una escala frigia. La escala frigia original es una escala que empieza en Mi, y que se construye usando exclusivamente las teclas blancas del piano. Es decir: Mi Fa Sol La Si Do Re (semitonos 1ª – 2ª; 5ª – 6ª). Si mantenemos esa distribución de tonos y semitonos, pero empezamos la escala en Si bemol, la escala que obtendremos será la que forman los sonidos que Rosalía utiliza en ‘Con Altura’. 

La escala frigia posee una sonoridad arcaica, exótica, y es muy habitual en música española o árabe. Si realmente Rosalía diseñó su canción en 5 minutos, dudo que pensase voluntariamente en usar una escala frigia. Pero muy probablemente sí buscaría una sonoridad distinta, jugar con un arcaísmo del lenguaje para escribir un reggaetón, y las combinaciones de sonidos que iría explorando le llevarían a ese resultado. La escala frigia de Si bemol no sería un punto de partida, sino un resultado. Porque Rosalía entiende qué funciona bien en el lenguaje musical, sabe cómo usarlo y cómo moverse en él.

Pero aquí vienen los fuegos artificiales y el gran final de nuestro análisis: la escala frigia es un tipo de escala asociada a la música flamenca. 

Una lectura más audaz de ‘Con Altura’, nos reafirma que Rosalía realmente utiliza los elementos de la música flamenca, no solo en su estilo, sus letras o su sonoridad: la armonía, las bases de su música, tiene una fuerte raíz flamenca. Y si encontramos esto hasta en un reggaetón tan alejado del flamenco que nos dio en El Mal Querer o Los Ángeles, es porque esa música, ese lenguaje de la música flamenca, es parte del núcleo de lo que es ella como artista. No solo una fachada, una marca, o una explotación. 

Para acabar, matizar que la llamada “escala flamenca” es una escala frigia con la tercera nota aumentada. ‘Con Altura’ usa una escala frigia, pero no una escala frigia flamenca. En la escala flamenca hay un intervalo de segunda aumentada entre la 2ª y 3ª nota de la escala. La escala de la canción debería ser Sib – Si – Re, en lugar de Sib – Si – Reb para ser la clásica escala flamenca. Sin embargo, aunque no en la escala, sí encontramos en otro sitio ese intervalo de segunda aumentada (tono y medio) tan propio de la música flamenca: en la melodía rapeada de Rosalía, J Balvin o El Guincho (las secciones que definimos como Rap 1 y Rap 2), que se articulaban en un intervalo de Fa – La b (segunda aumentada, tono y medio). Y así, sin quererlo, hemos encontrado dos de los principales elementos de la música flamenca en esta canción random de reggaetón: la escala frigia y el intervalo de segunda aumentada. Si es casualidad o algo buscado, es algo que solo los autores de la canción pueden responder. Pero su uso del lenguaje musical, su exploración por una sonoridad, les llevó probablemente a ese resultado.

‘Con Altura’ no es una canción flamenca en absoluto (ni lo pretende), pero destila Rosalía en todos sus aspectos. La canción reafirma y expande el estilo de su autora, al encontrar en ella elementos de su música deconstruidos casi de manera atómica. Y como defendía al principio, antes de iniciar cualquier debate sobre la figura de Rosalía que atañan a su estética, la apropiación cultural o su feud con el alcalde de Valladolid, debemos partir del entendimiento de su música, que es donde nace todo lo demás. De otra manera será un debate vacío.